Que tengo que saber para obtener el mejor rendimiento de mi PC

Que tengo que saber para obtener el mejor rendimiento de mi PC

Antes de leer esto, y después de leerlo, ten en cuenta que todo lo que pone aquí, nosotros los hacemos por ti, este es nuestro trabajo cada vez que montamos un equipo nuevo.

Cuando nos decidimos a cambiar el PC, o aumentar sus recursos de hardware, pensamos que los movimientos que vamos a realizar son los correctos para exprimir nuestro nuevo equipo, y no siempre es así, de hecho, si no disponemos de los conocimientos necesarios, normalmente no es así.

En este artículo te explicaré unos cuantos consejos a tener en cuenta a la hora de cambiar o actualizar tu PC para que puedas obtener el mejor rendimiento en cuanto a software y hardware se refiere,

HDD o SSD?

diseño-logotipo-logo-design-publicidad-imagen-corporativa-web-video-editing-cuenca-pcqnk-creative-color-graphic-corporate-image-cnc-archive-archivos cnc-mecanizado

Hoy en día esto es en lo primero que se suele pensar, es normal, pero si no tienes en cuenta los datos que siguen a la elección del disco (RAM, configuración...), el rendimiento que puede ofrecerte un disco sólido (SSD) puede variar en un porcentaje significativo.

Los nuevos discos SSD han supuesto una revolución, en lo que a velocidades de lectura y escritura de datos se refiere, en relación con sus predecesores mecánicos de hasta 5 veces superior en algunos casos. Hay que tener en cuenta un dato muy importante y que, por supuesto, los fabricantes de discos SSD no te van a contar, y es que estos discos se deterioran al eliminar información de ellos. Por la arquitectura de todos los sistemas operativos, es inevitable la eliminación de información. Por este motivo, yo aconsejo instalar un disco SSD con la capacidad suficiente para las instalaciones (sistema y programas), y acompañarlo de uno o más discos físicos (HDD) para el almacenamiento de datos y archivos personales y, sobre todo, la famosa carpeta de ‘Descargas’. Con esto, avanzamos en más de un sentido, pues alargaremos considerablemente la vida de nuestro disco SSD, y si en un futuro tenemos un problema de sistema, no nos tenemos que preocupar de nuestros archivos, los tendremos a salvo en las unidades auxiliares.

Una vez nos hemos decidido por el tipo de disco o discos que vamos a instalar, vamos al siguiente componente.

Que procesador elijo?

Con esto de los procesadores pasa algo similar a los móviles, hay 2 equipos. En los Smartphones está el equipo Android y el equipo IOS, en cuestión de procesadores están los equipos Intel y AMD.

Son muchos los casos en que nos piden un procesador Intel porque sí, sin más, y al instalar un AMD, y después de un tiempo de uso, no quieren cambiar, pues esta marca de procesadores ha hecho un muy buen trabajo en los últimos años, consiguiendo una relación calidad/precio más que aceptable en sus nuevos dispositivos. Además, los avances de Intel en sus series i3, i5 e i7, no son apenas notables desde la versión 7, al momento de escribir este artículo, van por la vers. 9.

diseño-logotipo-logo-design-publicidad-imagen-corporativa-web-video-editing-cuenca-pcqnk-creative-color-graphic-corporate-image-cnc-archive-archivos cnc-mecanizado

Para una buena elección, la primera pregunta que debes hacerte es ‘para que voy a utilizar el PC?’, una vez tengas la respuesta, empieza a buscar el procesador adecuado para ti. Después te hablaré de la memoria RAM, tanto o más importante que le procesador. Para elegir un procesador, aquí van algunos consejos:

Para trabajos de ofimática básicos y con poca carga de multitarea, puedes elegir un procesador de 3.5 a 4 GHz de frecuencia, 2 núcleos y unos 3Mb de caché, no tendrás problemas.

Para trabajos diversos o de ofimática donde la multitarea es necesaria, tendrás que irte a algo más potente. Manteniendo los 3.5 o 4 GHz, es aconsejable que elijas un procesador de 4 o más núcleos y 4 Mb de caché mínimo.

Para trabajos de diseño y edición de vídeo, el procesador es importante, por lo que debemos adquirir uno con la mayor cantidad de núcleos y lo más cerca posible (o que supere) los 4GHz de frecuencia. Este tipo de procesadores suelen tener también una cantidad más que aceptable de memoria caché, que, en la mayoría de los casos, será más que suficiente. En este punto, que es donde yo me muevo (diseño, vídeo, multitarea…), te aconsejaría sin dudar un procesador de los nuevos de la serie Ryzen sin tarjeta gráfica, lo que permite más cantidad de núcleos y caché.

Y si lo que quieres es jugar, mi primer consejo es que te compres una videoconsola, pero si prefieres PC, ponte a buscar un procesador de gama media/alta o alta, que será lo que necesites.

Pero, como dije al principio, el procesador es importante, pero no lo más, y paso a explicarte porqué.

Memoria RAM o memoria de trabajo

Este es uno de los puntos más importantes a tener en cuenta y vamos a explicar con el mayor lujo de detalles el porqué.

diseño-logotipo-logo-design-publicidad-imagen-corporativa-web-video-editing-cuenca-pcqnk-creative-color-graphic-corporate-image-cnc-archive-archivos cnc-mecanizado

La memoria RAM es la memoria de trabajo del PC, es decir, la que ‘curra’ verdaderamente y en todo momento. Cuando presionas el botón de encendido del PC, después de que la BIOS cargue los dispositivos, se enciende el autorun del sistema. El procesador lee todos los archivos necesarios para mostrar en pantalla lo que ves y que todo funcione como debe. Una vez hecho esto, el procesador se para, no del todo, su funcionamiento se reduce a un 1-4%, esta es la frecuencia correcta de un PC en ‘reposo’, es decir, encendido pero sin trabajar. Todos los archivos que ha encontrado el procesador, relacionados con el arranque del sistema, los carga en la memoria RAM, y ahí se quedan. Si quieres o necesitas abrir algún programa, ocurre exactamente los mismo, el procesador va al disco duro, lee los archivos relacionados con el programa en cuestión, y los envía a la RAM. Ya tenemos más archivos en la RAM. Es decir, todo lo que vas pidiendo al sistema, va al procesador, éste lee en el disco, y lo envía a la RAM que es la que lo guarda y muestra.

Dicho esto, podemos pensar que cuanta más memoria RAM, mejor. Pues no, ni mucho menos. No consiste solo en la capacidad de la RAM, si no más en la velocidad. Vamos a suponer un equipo antiguo con (por ejemplo) 16Gb de RAM a 1200GHz, y otro más moderno con 8Gb pero a 2666MHz. El 2º tiene la mitad de capacidad, pero mucha más velocidad, por lo que realizará todas las tareas antes que el primero. Tendríamos problemas en la multitarea, si abriésemos (y por ejemplo otra vez) muchas pestañas de un navegador, Word, Photoshop, el reproductor de audio y, seguramente, algo más. Yo dispongo de 16Gb de RAM, trabajo continuamente en multitarea, he llegado a tener abierto 2 programas de diseño de los más pesados del mercado, varias pestañas en 2 navegadores diferentes, una de ellas con reproducción de música, varias carpetas del sistema, y no he llenado mi RAM en ningún momento. Es más, mientras he renderizado vídeo, operación que consume muchos recursos del PC, he estado haciendo diseño con otros programas, y sin llenar la RAM.

Hoy por hoy es muy complicado andar escasos de RAM, si bien hay que decir que con menos de 8Gb no aconsejo a nadie montar un PC hoy en día, también es cierto que Microsoft se ha preocupado mucho en que su sistema operativo actual gestione la RAM de la forma mas óptima posible. Para ello, es muy importante que el sistema esté bien configurado, lo que veremos un poco más adelante.

En definitiva, más RAM no significa mejor rendimiento, si no más capacidad de tener programas abiertos sin perder ese rendimiento, por eso volvemos a la pregunta que nos hacíamos al hablar del procesador, ‘para que voy a utilizar el PC?’, si tienes esto claro, es sencillo elegir.

El sistema operativo, en mi caso Windows 10

Tan importante como lo anterior, una correcta configuración del sistema es lo que va a lograr que éste exprima los componentes y consiga de ellos los mejores resultados.

diseño-logotipo-logo-design-publicidad-imagen-corporativa-web-video-editing-cuenca-pcqnk-creative-color-graphic-corporate-image-cnc-archive-archivos cnc-mecanizado

Lo primero que me gustaría decir es que si compras un equipo nuevo con tu sistema instalado, que suele ser lo más normal, no vas a conseguir, ni de lejos, el mejor rendimiento. Si quieres el rendimiento más óptimo posible, vas a tener que pasarte un buen rato eliminando aplicaciones del fabricante y configurando el sistema. Mi consejo es formatear, es más rápido y sencillo. Pero si formateas e instalas el sistema ‘de seguido’, es decir, sin parar a leer las condiciones de Windows, el resultado final va a ser, casi, el mismo que tenías al principio.

Te explico. Hoy lo más valioso para los fabricantes de dispositivos tecnológicos es la información que les puedas brindar, y para ello se valen de todas las artimañas posibles para conseguirlas. Cuando adquirimos un equipo nuevo, las aplicaciones del fabricante arrancan con el sistema, conectándose a la red y enviando vete a saber que datos, pero todos los posibles. Además, suelen añadir aplicaciones que ya vienen en el sistema operativo por defecto, como reproductores, visualizadores de imágenes, también pueden tener limpiadores, o programas de disco duro en la nube, y eso los que puedes ver.

Con Windows también te pasará esto, además de forma inevitable, pero puedes evitar que esta información y aplicaciones que se cargan al inicio sean todas las que Microsoft quiere, y se quede en lo mínimo posible. Cuando instalas el sistema, antes de arrancar, pasarás unas ventanas que te preguntarán sobre información personal, ubicación, etc., mi consejo es que rechaces todas las que se pueden rechazar y reduzcas a lo mínimo las que no.

Después de esto, y una vez inicie es sistema, ya puedes instalar todas las aplicaciones que quieras, pero claro, habrás llenado el sistema de nuevo con cosas que arrancarán al iniciar Windows. Tranquil@, esto se puede evitar. Si clicas con el botón derecho de tu ratón en la barra de tareas, verás un menú desplegable, tiene una opción llamada ‘Administrador de tareas’. Clica sobre él y se abre la ventana. En la parte inferior verás una flecha para más opciones, en la siguiente ventana, selecciona la pestaña ‘Inicio’, desactiva todos los programas que no creas que deben arrancar junto con el sistema y listo, si tienes dudas no lo toques, pero, por ejemplo, no debe arrancar Onedrive, Torrent u otros programas de descargas, entre otras posibilidades.

Espero todo esto te haya servido de ayuda, si te quedan dudas puedes contactar con nosotros, disponemos de servicio de ayuda remota para facilitar estas configuraciones, revisar el equipo para ver posibles fallos, etc.